12-11-2013  

Raúl Donckaster Fernández
Alcalde de la Reina

 

Ya llevamos tres semanas de paralización de actividades en la inmensa mayoría de los municipios de nuestro país. Paro que se ha dado de manera absolutamente transversal, sin distinción de banderías políticas.

Ello debido a que el gobierno no ha demostrado voluntad ni eficiencia para resolver las reivindicaciones que han planteado los funcionarios de estas dependencias del Estado, que piden con toda justicia que se les reconozcan definitivamente derechos y condiciones que tienen los demás empleados públicos y que a ellos se les han negado desde hace tanto.

Los alcaldes, también muy mayoritariamente, nos hemos identificado con los requerimientos que se han hecho y hemos sido partícipes de las manifestaciones que conjuntamente hemos realizado.
En estos requerimientos y expresiones, las adhesiones políticas de cada uno no las hemos considerado y de manera amplia y representativa hemos actuado conjuntamente para que se termine con la postergación a los funcionarios municipales y se les mejoren las condiciones de trabajo y sus remuneraciones. De esta forma, finalmente, se beneficia a la ciudadanía y, más directamente, a los más vulnerables – que son los que requieren con mayor necesidad a sus municipios –, porque habrá un mejor desempeño.

Nos encontramos, no obstante, con que el gobierno, contando con los medios para hacerlo, no avanza para solucionar el conflicto. Por el contrario, con las expresiones y actuaciones de sus representantes lo exacerba.

Nosotros estamos resueltos a que las próximas elecciones se realicen con la mayor eficiencia. Que la ciudadanía exprese tranquilamente sus opciones. Nuestro compromiso con la democracia es desde siempre. No porque lo disponga alguna norma o nos amenacen, sino por una definición ética. No cejaremos en nuestro esfuerzo.

Es al Poder Ejecutivo, entonces, al que le corresponde crear las condiciones y dar las facilidades para que ese proceso se cumpla a cabalidad y que más allá de las declaraciones sin sustento que hemos escuchado últimamente intentando descalificar al movimiento de los funcionarios municipales y a los alcaldes,  efectivamente cumpla con el mandato de gobernar.

Queremos que se efectúen las próximas elecciones del 17 de noviembre, que se obtenga con toda normalidad el resultado que entregará el sufragio popular y que nadie pueda encontrar más excusas para su derrota.